HERMANOS   QUEREMOS AGRADECERLES  POR VISITAR,   ESTA PAGINA DEL MINISTERIO " EL SEMBRADOR" DE MORGANTON CAROLINA DEL NORTE.

QUE DIOS LES BENDIGA SIEMPRE.                                                  

 QUEREMOS EXTENDERLES , UNA INVITACION MUY ESPECIAL PARA QUE NOS ACOMPANEN  ESTE SABADO,
TENDREMOS, PREDICACION Y ORACION POR LAS NECESIDADES DEL PUEBLO DE DIOS
. VENGAN! CRISTO Y EL MINISTERIO LOS ESPERA.
     
                                                                                                                                    NOSE LES OLVIDE VISITAR NUESTRA LIBRERIA,  LOS SABADOS EN LA ASAMBLEA Y LOS DOMINGOS ANTES Y DESPUES DELA MISA  DONDE TENEMOS UN GRAN SURTIDO  DE BIBLIAS, CATECISMO, LIBROS PARA SU CRECIMIENTO ESPIRITUAL, CDS DE MUSICA CRISTIANA , DVDS. DE  LAS PREDICACIONES DE CADA SABADO, DE LOS CONCIERTOS, Y OTROS MAS

                    

                            HORA SANTA
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
“Maestro, donde vives? El les respondio, Ven y Vereis” (San Juan 1, 38-39)                                                                                                              
“Con que no han podido
 velar una hora conmigo?”
(San Mateo 26, 40)
EXPOSICION DEL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR
Una hora Santa con Jesus, donde habra: oraciones, alabanzas de adoracion y meditacion ante la presencia REAL de Jesus en el Santisimo Sacramento..                                                                                                                               

Con el diacono: Miguel Sebastian
Horario: 6:30pm _ 7:30pm                                                                                       

MENSAJE DEL DIA

 Evangelio San Lucas 4,16-30. Lunes 31 de Agosto de 2015.
ME HA ENVIADO PARA LLEVAR A LOS POBRES LA BUENA NUEVA.-NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA”.
Llegó a Nazaret, donde se había criado, y el sábado fue a la sinagoga, como era su costumbre. Se puso de pie para hacer la lectura,
y le pasaron el libro del profeta Isaías. Jesús desenrolló el libro y encontró el pasaje donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí. El me ha ungido para llevar buenas nuevas a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos y a los ciegos que pronto van a ver, para despedir libres a los oprimidos
y proclamar el año de gracia del Señor.
Jesús entonces enrolló el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó, mientras todos los presentes tenían los ojos fijos en él.
Y empezó a decirles: “Hoy les llegan noticias de cómo se cumplen estas palabras proféticas.
Todos lo aprobaban y se quedaban maravillados, mientras esta proclamación de la gracia de Dios salía de sus labios. Y decían: “¡Pensar que es el hijo de José!”
Jesús les dijo: “Seguramente ustedes me van a recordar el dicho: Médico, cúrate a ti mismo. Realiza también aquí, en tu patria, lo que nos cuentan que hiciste en Cafarnaún.
Y Jesús añadió: “Ningún profeta es bien recibido en su patria.
En verdad les digo que había muchas viudas en Israel en tiempos de Elías, cuando el cielo retuvo la lluvia durante tres años y medio y un gran hambre asoló a todo el país.
Sin embargo Elías no fue enviado a ninguna de ellas, sino a una mujer de Sarepta, en tierras de Sidón.
También había muchos leprosos en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio.
Todos en la sinagoga se indignaron al escuchar estas palabras;”
se levantaron y lo empujaron fuera del pueblo, llevándolo hacia un barranco del cerro sobre el que está construido el pueblo, con intención de arrojarlo desde allí.
Pero Jesús pasó por medio de ellos y siguió su camino.

“Con los ojos fijos en él”, en Jesús, como los judíos en la sinagoga de Nazaret. Así estamos nosotros hoy. Es sábado, y Jesús, judío devoto, acude a leer y comentar la palabra en comunidad. Así comienza, en su propio pueblo, su misión evangelizadora. Aquí, el hijo del carpintero tiene la osadía de aplicarse a sí mismo el pasaje de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí,porque me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos, para anunciar el año de Gracia del Señor”.  Es el programa marco que aparece al inicio de su ministerio,émulo de la ley fundamental que son Bienaventuranzas
Jesús se autodescribe como el enviado, el  Ungido por el Espíritu del Señor. Es su definición, su ser cabal. Por eso, luego, hará  obras como Mesías, Hijo de Dios, Hijo del Hombre,  Maestro. Los destinatarios de su programa son los pobres, los cautivos, los ciegos, los oprimidos.  Sobre ellos quiere actuar anunciando la Buena Noticia, anunciando libertad, dando libertad, dando luz a los ojos, anunciando la Gracia de Dios para los hombres. Ahora cabe preguntarse, ¿cómo es posible que, pregonando cosas tan buenas, Jesús sea rechazado por sus paisanos?
Somos y nos llamamos cristianos, seguidores de Cristo. Cristo es la palabra griega de Ungido. Somos ungidos, empapados por el Espíritu en el Bautismo. Y robamos la exclamación a San León Magno: “Reconoce, oh cristiano, tu dignidad”.
Y el cristiano sale a la palestra del mundo con el mismo programa de Jesús. ¿Cómo? Anunciando y siendo la Buena Noticia para todos. Ya hemos apuntado que, desde el texto de Isaías, estamos en la misma línea programática de las Bienaventuranzas, de las razones grandes por las que somos llamados dichosos.  Si el mundo, si la gente no nos ve como señales vivas de Buena Noticia, ¿qué pintamos? ¿Cómo podremos presentarnos como predicadores del Evangelio de Jesús? Nuestras palabras y gestos han de brillar desde esos motivos de esperanza que nos marca Jesús: libertad, gracia, luz, noticia grata para todos. Lo contrario serán anatemas, fama de gruñones, instalarse en sesudos documentos que no llegan o en liturgias formales y barrocas. Algunos, también de los nuestros, hablarán de buenismo o de estilo ligt. ¿Sí? Pues volvamos, detenidamente y con corazón abierto, al evangelio de hoy.
Y en el centro, los pobres, los sufrientes. Es Jesús quien lo clarifica en el evangelio; no, el Vaticano II  que acuñó la expresión “Iglesia de los pobres”, ni Pablo VI que clamaba por una Iglesia “servidora de la humanidad”, ni Francisco que repite “quiero una Iglesia que sea hospital de campaña para tantos heridos”. Nos preocupamos de los pobres, no porque sean más buenos sino porque son más necesitados. Esta será la prueba del algodón. El programa de Jesús habla de sanar; no, de estructuras, de ritos, de estrategias en las que gastamos tantas energías. Por aquí va el Espíritu de Jesús, esto es ser espirituales. Hacer otras cosas sería un espiritualismo. Y los “ismos” no suelen ser muy buenos.